Doctor Music Festival 2019

                                               ENLACE WEB >>

Doctor-grups1

Vuelve uno de los festivales más míticos del país, vuelve Doctor Music Festival. Retomando además la ubicación original en el pirineo de Lleida, en Escalarre, y con la sostenibilidad como bandera, el esperado regreso tendrá lugar los días 11, 12, 13 y 14 de julio de 2019. Serán cuatro jornadas irrepetibles donde los conciertos del más alto nivel y la mayor variedad irán acompañados por actividades singulares que harán de esta edición una experiencia única.

The Strokes, The Smashing Pumpkins, Primal Scream, The Prodigy, Richie Hawtin, Rosalía, Sabaton y The Sisters Of Mercy destacan en un ecléctico y potente cartel, que también cuenta con la presencia de Albert Pla y los Sujetadores, Âme, Carl Craig, Els Catarres, Charlotte de Witte, Chris Robinson Brotherhood, Damian Lazarus, Doctor Prats, The Bizarre World Of Frank Zappa (Live Hologram), The Good, the Bad & the Queen, Greta Van Fleet, James Bay, Jamie Jones, Jimmy Cliff, Joan Dausà, King Crimson x3, Mando Diao, Opeth, Parov Stelar, Parquet Courts, La Pegatina, Els Pets, Quimi Portet, The Twilight Sad, The Sisters Of Mercy, Sopa de Cabra, Tesseract, DJ Tennis y Underworld x3.

Como no podía ser menos, el festival contará con zona de acampada, que se abrirá el miércoles 10 de julio.

Abonos ya a la venta.

Noticia

MORGAN EN BARCELONA EL 12 DE ENERO

morga-768x768Morgan llega al Festival Mil·lenni de Barcelona el próximo sábado 12 de enero de 2019 a las 21:00 horas en la Sala Apolo.

MORGAN es una de las últimas grandes sorpresas musicales del país. El proyecto nace de la unión de Nina de Juan (piano y voz), Paco López (guitarra y voz) y Ekain Elorza (batería y componente del grupo Dinero). Acaban de publicar su 2º disco “Air” y de iniciar el último tramo de su Gira Presentación.

2018 EN EL ROCK AND ROLL — Heavyfonía

Posiblemente ya vieron parte de nuestro resumen en redes sociales y a través de nuestro programa Mundo Bizarro, que sale todos los Jueves a las 20:00 horas vía HobbyFM. Sin embargo, no podemos cerrar el año sin un análisis detallado de lo que fue nuestra banda sonora, lo que nos rompió el corazón, lo que no […]

a través de 2018 EN EL ROCK AND ROLL — Heavyfonía

El rock melódico de H.E.A.T conquista España

Electrizante tour español el que se ha marcado la banda sueca de hard rock H.E.A.T junto a las bandas invitadas One Desire y Shiraz Lane. El resultado: una lluvia torrencial de rock melódico ha inundado Barcelona, Madrid y Bilbao.

Marc Dalmau | Madrid | 11/12/2018

La banda H.E.A.T, en directo en la sala Razzmatazz
La banda H.E.A.T, en directo en la sala Razzmatazz | Marc Dalmau

Estuvimos en el show que H.E.A.T dio en la sala Razzmatazz de Barcelona donde pudimos comprobar por qué están en el ojo del huracán de este subgénero del rock. Quien fue ganador del Swedish Idol en 2009, Eric Grönwall, nos regaló los oídos con su impresionante voz mientras era capaz de llenar los espacios él solito con su nervio en escena.

En su parada catalana de presentación del quinto álbum de estudio, ‘Into the great unknown’ (2017), la banda demostró quien manda en las escena del AOR. Interpretaron piezas de todos sus discos, aunque cabe destacar que las más celebradas son las de sus tres últimos trabajos, que coincide con la llegada de Grönwall al grupo.

Su ‘Address The Nation’ (2012), el primero con este frontman, tiene siempre mucha presencia en sus directos. En Razzmatazz no hicieron excepción: ‘In n’out of trouble’, ‘Downtown’ o ‘Living on the run’. Una banda con fuertes influencias de Europe, Bon Jovi o Journey que ha crecido y está preparada para asaltar el mainstream al estilo de 30 Seconds to Mars.

No se quedaron atrás sus dos estrellas invitadas. Abrieron la velada los Shiraz Lane presentando su último trabajo discográfico ‘Carnival days’. Una formación madura, aunque muy joven por media de edad, que se marcó un potentísimo concierto. Una sublime elección para calentar al público. Como segundo plato, One Desire llegó también dispuesta a presentar batalla.

consiguió mover al público con la soltura de una banda experimentada. Nadie diría que su debut discográfico fue hace un año. En definitiva, una noche difícil de olvidar para sus fans y que viene a demostrar que aún hay talento y esperanza para los fans del rock.​

Penúltimo acto de servicio de Rosendo

El músico se despide de los escenarios madrileños con un concierto sentimental, pero a su manera: solo un poco.

Rosendo Mercado, durante su concierto en el WiZink Center de Madrid.
Rosendo Mercado, durante su concierto en el WiZink Center de Madrid. VICTOR SAINZ EL PAÍS

Es difícil encontrarle algún reproche a Rosendo Mercado, hombre consecuente que durante cuatro décadas jamás ha renunciado a ser él mismo. Tanta es su honestidad que ahora parece decirnos adiós cuando nadie le afearía, ni de lejos, que prolongase sus andanzas encima de los escenarios. Pero no; el de anoche en el WiZink Center madrileño fue, si nadie le persuade de lo contrario, la última vez que se citó con el público de su ciudad (aunque los carabancheleros, en el contexto de la gran urbe mesetaria, representen casi una república propia). Y ahora, en cuanto resuelva sus dos comparecencias consecutivas en Barcelona, adiós muy buenas.

Rosendo suma 64 años y, seguramente, unos cuantos más misterios. Es un músico tenaz, reiterativo, sujeto a las canciones de tres acordes y al muy exigente formato de trío, lo que como cantante y guitarrista le obliga a un desgaste abrumador. Odia el postureo, la concesión, el halago. Es poco agraciado, narigudo, de greña canosa, vaqueros excedidos en kilómetros y camiseta negra básica. No concede parlamentos, más allá de algún “muchas gracias” circunstancial. Le sobran las tres cuartas partes del escenario (o más), pues ni pasea ni gesticula ni le interesa un pimiento la galería. Pero los suyos le adoran.

Le desagradan las entrevistas, porque a raíz de ellas la gente le paraba por la calle, pero el rosendista no ve en ello un ramalazo de desapego, sino de integridad. Las 15.000 entradas del pabellón se volatilizaron hace dos meses, lo que delata su escaso afán crematístico: habría reventado una segunda fecha mañana mismo, igual que hoy se bañaría en oro si en algún momento hubiese transigido con una gira de reunificación de Leño.

Pero no. Rosendo es nuestro Bradomín del rock urbano, un feo que intenta disimular su condición de sentimental (y del que desconocemos si es muy o poco católico). Alguna sonrisa mínima le delata: anoche era un tímido feliz. Pero no concedió un maldito tema de sus míticos Leño hasta El tren, a la hora y cuarto de concierto. Y solo entonces aprovechó el ambiente caldeado para entregar Flojos de pantalónMasculino singular, Pan de higo o Navegando, pero parte del repertorio anterior (Cuando) era perfectamente ignoto para el común de los mortales.

A Rosendo, lo dicho, se le quiere tanto que se le perdona todo. Incluso su deserción de Carabanchel para refugiarse en el pueblito burgalés de su mujer, Esther, con la que mantiene una longeva y poco arquetípica relación de 41 años. “No sé, no me gusta hablar. Volveremos a vernos, aunque sea en otra vida”, casi balbuceó, tan escurridizo como siempre, antes de los bises. Arreciaba el aroma a cigarrito enriquecido, en gol por la escuadra a la ley antitabaco, cuando aquello de Prometo estarte agradecido se convertía en leitmotiv de la noche. Y anduvo el público más pendiente de la leyenda que de la circunstancia, así que Mercado se esforzó por erigirse en el héroe involuntario en su penúltimo acto de servicio.

“Me duele tener que parar, pero la vida es esto”, resumió antes de atacar su clásico entre los clásicos, Maneras de vivir. Veremos si ahora él asume las de asceta. En caso de que añore el asfalto, docenas de pabellones le brindarán cobijo. Seguro. Y no habrá Qué desilusión que valga.